¿SABÍAS QUE el 1% de los residuos plásticos del mar son cepillos de dientes?

Cada año, 8 millones de toneladas de plástico terminan en el fondo marino y se calcula que, aproximadamente, el 1% son cepillos de dientes. Concretamente, en España se fabrican un total de 160 millones de cepillos de dientes al año, que tardan una media de 400 años en descomponerse.

Uno de los mayores problemas de los cepillos de dientes está en su composición. La gran mayoría de estos utensilios están fabricados con diferentes tipos de plásticos y nylon, materiales que dificultan su reciclaje y muchos de estos terminan en vertederos o llegan a contaminar ríos y océanos. No obstante, existe una opción sostenible al cepillo convencional: los cepillos de dientes de bambú, que son una alternativa ecológica a los cepillos de dientes de plástico.

El bambú es una de las materias primas más rápidas en renovarse, tiene propiedades antibacterianas y antimicóticas, y, además, es una de las plantas con mayor crecimiento de toda la tierra. De hecho, el bambú puede crecer más de 30 cm al día. Otra de sus cualidades es que tampoco necesita fertilizantes ni pesticidas para su conservación.

A diferencia del plástico, el bambú es 100% biodegradable y compostable. Su proceso natural comienza cuando entra en contacto con el resto de los residuos orgánicos; se degrada en un mínimo de 6 meses y regresa a la naturaleza en forma de abono.

Si cada persona cambiara su cepillo tradicional por uno de bambú, a lo largo de toda su vida se evitarían más de 300 cepillos de dientes y más de 6 kg de residuos plásticos que, muy probablemente, acabarían contaminando ríos y océanos.

¡Cambiando nuestros hábitos de consumo podemos salvar el Planeta!

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.