¿Dónde tiro esto? Los errores más comunes del reciclaje

El reciclaje es uno de los gestos cotidianos más importantes para combatir contra el cambio climático. Cuando se recicla se consiguen varias cosas: ahorro de energía y materias primas, reducción del gasto de agua e, incluso, creación de puestos de trabajo.

Sin embargo, pese a que la conciencia social es cada vez mayor, en ocasiones encontramos en los contenedores de reciclaje objetos que no deberían haberse depositado ahí. Estos son algunos de los errores y de las dudas más comunes a la hora de reciclar.

  1. Cajas de madera
    Las fresas ya comienzan a verse en las fruterías, donde se pueden adquirir en cajas de madera. La duda es evidente: ¿podemos llevarnos esas cajas de madera con la tranquilidad de que vayan a ser recicladas correctamente?
    Sí. Ecoembes asegura que tanto las cajas de madera y como las de corcho se deben depositar en el contenedor amarillo. «Los envases de madera o corcho utilizados para la distribución de frutas u hortalizas deben tirarse en el contenedor amarillo».
  2. Cápsulas de café
    La primera cuestión que hay que plantearse es que si se pueden reciclar. La respuesta es sí, pero las cápsulas de café necesitan un tratamiento especial. Están compuestas por plástico, por lo que cabría pensar que deben desecharse en el contenedor amarillo; no obstante, los envases deben depositarse vacíos y no es sencillo eliminar de forma manual el contenido que se encuentra dentro de las cápsulas de café, por lo que requieren de un tratamiento distinto.
    Algunos fabricantes de estos productos ofrecen un servicio de recogida. Si no es así, es mejor llevarlos a un punto limpio o depositarlos en el contenedor gris.
  3. Pegatinas
    ¿Las pegatinas deben tirarse en el contenedor azul o en el amarillo? Ninguna de las dos opciones es correcta. La pegatinas, igual que la cinta adhesiva, deben ir al cubo gris.
  4. Frascos
    Los frascos de desodorante también son reciclables y para saber dónde se deben depositar, solo hay que atender al material con el que está fabricado su recipiente. Si es de vidrio, al contenedor verde y si es de plástico o metálico (aerosol), al contenedor amarillo.
    Por lo tanto, otros aerosoles como espráis, ambientadores o espuma también han de ir al amarillo.
  5. Vasos y copas
    La lógica también nos diría que debemos depositar los vasos y las copas en el contenedor verde, pero no es así. El contenedor verde es para el vidrio; las copas y vasos contienen materiales diferentes, por lo que necesitan un tratamiento distinto y requiere de temperaturas más altas par fundirlos. Por lo tanto, hay que desecharlos en los contenedores grises o en puntos limpios.
  6. Cerámica
    En ocasiones se depositan elementos de cerámica en el contenedor verde, pero lo correcto es llevarlos a puntos limpios, donde se encargarán de su gestión. La cerámica no es reciclable al estar compuesta principalmente por arcilla —agua sílice, plomo, estaño y óxidos metálicos y también puede incluir cuarzo, feldespato, mármol, potasio, magnesio o aluminio, entre otros—.
  7. Cajas de pizzas
    Otro de los errores más comunes a la hora de reciclar es depositar las cajas de pizzas en el contenedor de papel; el sentido común dice que si estos recipientes están fabricados con cartón, deberían ir al azul, pero en muchas ocasiones deben ir al contenedor gris (restos).¿El motivo? La grasa de la pizza mancha la caja, algo que hace que el cartón sea difícilmente recuperable. No obstante, si no está manchada o si se puede recuperar alguna de las caras, sí se podrán desechar en el contenedor azul.
  8. Juguetes
    Normalmente los juguetes están fabricados con plástico, por lo que cabría pensar que deben tirarse en el contenedor amarillo para su correcto reciclaje. Pero no.
    Los juguetes de plástico han de depositarse en el cubo de desechos o llevarse a un punto limpio. Eso sí, antes de tirarlos, asegúrate de que realmente ya no se pueden utilizar; de no ser así, los puedes regalar o donar a organizaciones benéficas.
  9. Papel de aluminio
    El papel de aluminio también puede generar dudas, pero está creado al cien por cien por aluminio y se recicla tantas veces como sean necesarias. Por lo tanto, ha de ir al contenedor amarillo.
  10. Bombillas
    Existen varios tipos de bombillas y cada uno requiere un reciclaje especial. De todas formas, no deben depositarse en el contenedor de vidrio y algunas tampoco pueden ir al de restos.
    Por ejemplo, las bombillas de bajo consumo o fluorescentes deben llevarse a un punto limpio porque contienen materiales difíciles de gestionar. La asociación Ambilamp ofrece en su web un mapa con los puntos de reciclaje más cercanos a cada lugar.

Publicado en El Comercio el Domingo, 8 de marzo 2020 por Patricia Pérez.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.