Razones para reciclar los RAEE

En la publicación anterior, hablábamos de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos. A lo mejor no necesitamos muchos motivos para saber que debemos depositarlos en un punto de recogida selectiva o punto limpio, pero… si aun así quieres más razones para concienciarte, te las contamos a continuación.

  • Son un flujo de residuos en continuo y en elevado crecimiento.
  • Pueden contener materiales potencialmente peligrosos (plomo, mercurio, cromo hexavalente, etc.) que, en caso de depositarse fuera de control, pueden contaminar el entorno.
  • Están fabricados con materiales valiosos (silicio, plásticos, oro, plata, cobre, etc.) que son cada vez más escasos y cuya obtención genera un alto impacto ambiental. El reciclaje de los equipos obsoletos permite recuperar dichos materiales, pudiendo ser utilizados en el proceso de fabricación de nuevos equipos y ahorrando así recursos naturales y energía.
  • El reciclaje de los equipos evita la sobre-acumulación de residuos en los vertederos y esto se traduce en una notable reducción de la contaminación de los suelos. ¿En qué consiste el reciclaje de RAEE? La necesidad de contar con un sistema de gestión que ofrezca un adecuado tratamiento y reciclado a estos productos es imprescindible.

En la planta de tratamiento autorizada, los RAEE son sometidos a un proceso de 3 etapas:

  1. Recepción y pesaje de los residuos.
  2. Descontaminación: se retiran aquellos componentes potencialmente contaminantes.
  3. Procesado en línea: los residuos son sometidos a un proceso industrial de sucesivas moliendas, separaciones y complejos sistemas de concentración que permiten recuperar materias primas secundarias (plásticos, componentes metálicos, etc.)

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.