Día Mundial de lucha contra la Desertificación y la Sequía

Fue en 1994 cuando la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 17 de junio como el día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía. El motivo es fomentar la conciencia pública sobre este tema en aquellos países afectados ya sea por graves sequías, por desertificación o por ambas.

La sequía y la desertificación son resultado de la degradación de los suelos hacia zonas áridas e incluso desiertos. Es resultante de las actividades humanas y por el cambio climático.

España se encuentra a la cabeza de los países desarrollados afectados por la desertificación. Uno de los principales factores desencadenantes de esta situación es la erosión o pérdida de suelo fértil. El 42% del territorio español, 21 millones de hectáreas, está sometido a procesos de erosión que superan los límites tolerables.

La desertificación y la sequía deben ser objetivos prioritarios de las políticas medioambientales de todos los gobiernos.

Sin tierra saludable es imposible mantener la vida.

Deja tu comentario