Consejos para tu «relación» con el frigorífico

El frigorífico es, con gran diferencia, el electrodoméstico de nuestro hogar que más energía eléctrica consume.

A continuación recogemos algunos consejos que te ayudarán a ahorrar energía y, con ello, dinero en tu factura eléctrica.

  • Compra frigoríficos con etiquetado energético de clase A+ y A++. Con ellos ahorrarás energía y dinero.
  • No compres un equipo más grande del que, por las características de tu familia, puedas necesitar.
  • Sitúa el frigorífico o el congelador en un lugar fresco y ventilado, además de alejado de posibles fuentes de calor.
  • Al menos una vez al año limpia la parte trasera del aparato.
  • Aprovecha para descongelar antes de que la capa de hielo alcance los 3 mm de espesor. Con ello, conseguirás ahorros de hasta el 30%.
  • Con el fin de evitar pérdidas de frío, comprueba que las gomas de cierre de las puertas se encuentran en buenas condiciones y, en caso contrario, cámbialas.
  • No introduzcas nunca alimentos calientes. Si los dejas enfriar fuera antes de guardarlos, conseguirás ahorrar energía.
  • Cuando saques un alimento del congelador para consumirlo al día siguiente, déjalo descongelar en el frigorífico, para ganar así ganancias gratuitas de frío.
  • Ajusta el termostato para mantener una temperatura de 5ºC en el compartimento de refrigeración y de -18ºC en el de congelación.
  • Y, por último, evita abrir la puerta y, si lo haces, ciérrala con rapidez para evitar pérdidas.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.