Algunos datos sobre los aerosoles

Los aerosoles son un tipo de envases muy presentes en nuestra vida diaria, empleados para envasar gran cantidad de productos de diversa aplicación. Algunos de sus usos se aplican en ambientadores, insecticidas, quitamanchas, productos de limpieza, desodorantes, lacas, espumas de afeitar, adhesivos y pinturas, inhaladores respiratorios, nieve artificial, nata, etc.

Como sabemos, al final de la década de los 70 se descubrió que el uso masivo de los aerosoles estaba dañando seriamente la capa de ozono. La sustancia responsable de este hecho perjudicial eran los clorofluorocarbonos (CFC) contenidos en dichos envases. Es por ello que para evitar daños mayores e irreversibles, se eliminaron y prohibieron estos componentes nocivos. Además, actualmente gran proporción del metal empleado en los envases corresponde a metal reciclado.

Este tipo de envases son fabricados con materiales reciclables y, además, una gran parte del metal usado en su fabricación proviene de materiales reciclados, como hemos dicho. De hecho, un 75% de envases utilizan hojalata, un 24% aluminio y menos del 1% son de vidrio o plástico.

Actualmente, sólo en la Unión Europea se reciclan unos mil millones de envases correspondientes a aerosoles.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.