¡Bienvenida, economía circular!

premios_reciclaje

Las voces ya suenan muy alto. Hablan de dibujar un círculo con el proceso que siguen los residuos y se le ha puesto nombre: economía circular. La ruta lineal que recorren las populares 3 erres, gira y gira para convertir ese residuo recuperado, reducido y reutilizado en un recurso.

Utilizamos los recursos naturales para fabricar objetos, pero ante la cada vez mayor escasez de recursos y la contaminación que genera su fabricación, nos planteamos reutilizar los recursos ya existentes. El proceso supone un ahorro para el medio ambiente y un beneficio para la economía, ya que crea nuevos puestos de trabajo.

Por ejemplo, los teléfonos móviles o la industria textil son dos de los sectores que más contaminación generan en su ejercicio y que ya han entrado dentro de esta rueda de la economía circular para convertir sus objetos desechados en nuevos y valiosos recursos.

El objetivo es cambiar el camino habitual de los residuos hacia basura y desviarlo hacia otros lugares donde transformarlos. Los residuos pueden tener mucho valor.

Los gobiernos comienzan a ser conscientes de esta ventaja. Según cuenta el foro Economía Circular, el Comisario Europeo de Medio Ambiente, Janez Potocnik, durante el 3º Fórum Internacional sobre Economía y Eficiencia de los recursos, señaló que “es necesario transformar Europa en una economía eficiente en los recursos, aunque solo la eficiencia no es suficiente. También hay que asegurarse de que una vez que hemos utilizado nuestros productos, nuestros alimentos y nuestros inmuebles, seleccionamos los materiales de estos y los usamos una y otra vez. Cada año, en Europa, se utilizan un promedio de 16 toneladas de materiales por persona para mover nuestra economía. Y además, alrededor de 6 toneladas por persona se convierten en residuos. Por otra parte, casi la mitad de los residuos generados terminan en vertederos”.

Ignasi Puig Ventosa, de la Fundación ENT, asegura que la Directiva de envases se plantea también nuevos objetivos como que para el final de 2020, se preparará para reutilización y se reciclará un mínimo del 60 % en peso de todos los residuos de envases”, nivel que debe subir a un mínimo del 70% para 2025 y del 80% para 2030.

En definitiva, el uso de residuos como la principal fuente de materia prima fiable es esencial para la Unión Europea. Podremos decir que en el CTRUZ gestionamos recursos y no residuos.

Para ilustrar esta tendencia, ya hablamos hace algún tiempo en nuestra [eco]teca, del libro De la cuna a la cuna. Además, os dejamos dos vídeos para entender mejor la nueva economía circular.

El círculo acaba de abrirse y cerrarlo depende de todos.

 

 

Publicado en .

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.