¿Se pueden crear monturas de gafas con residuos de zumo?

gafas

Identificar residuos generados de la producción industrial de zumos de frutas que sean adecuados para desarrollar nuevos bioplásticos con los que fabricar monturas de gafas y lentes oftalmológicas cien por cien biodegradables, es el objetivo del proyecto OPTOBIO.

El proyecto, cofinanciado por el Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (IVACE) y los Fondos FEDER y en el que participan los centros tecnológicos AINIA, AIMPLAS y AIDO, ha logrado identificar las principales tipologías de residuos más óptimos para desarrollar este polímero biodegradable.

Estos residuos proceden principalmente de los procesos de higiene de las instalaciones industriales, es decir, agua con restos de la limpieza de superficies que suele contener principalmente azúcares, nitrógeno y oxígeno.

A partir del material obtenido de los residuos agroalimentarios se desarrollará un biocomposite con unas propiedades de flexibilidad y resistencia mecánica adecuadas para la fabricación de monturas de gafas 100 % biodegradables.

Identificado el residuo, el bioplástico (PHB) puede obtenerse gracias a un proceso de fermentación microbiana de estos subproductos.

La segunda fase del proyecto trabaja en la identificación de aquellos microorganismos que son capaces de sintetizar el biopolímero -es decir, convertir las materias residuales en biopolímero-; comprobar las condiciones de crecimiento más óptimas y el desarrollo y optimización del proceso de bioproducción y recuperación del PHB.

Estas investigaciones las lleva a cabo AINIA centro tecnológico a través de su planta de bioproducción.

Paralelamente, desde AIMPLAS se está investigando en la mejora de las propiedades del nuevo material mediante la incorporación de aditivos que mejoren sus funciones en cuanto a flexibilidad, resistencia mecánica y al rayado.

El trabajo de AIDO se concreta en estudiar qué características debe de tener el material para que se pueda emplear en monturas de gafas.

El objetivo es lograr lentes y monturas fabricadas a partir de subproductos de la industria de zumos, conseguir una alternativa para valorizar las aguas residuales generadas por la industria agroalimentaria y facilitar la gestión como residuo de las gafas una vez se acaba su vida útil, por ser 100 % biodegradable.

El material resultante del proyecto, también podrá adaptarse para su utilización en otras industrias como las del envase y el embalaje o la automoción.

Publicado por La Razón.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.