Reciclaje ‘made in Europe’

Papeles y cartones, todos al contenedor azul. Cuando acababa la vida útil de estos residuos poco podía saberse acerca de dónde acabarían finalmente. Ahora, la propuesta de reciclaje Made in Europe comienza a tomar fuerza en España. Se trata de garantizar que los residuos de papel y cartón acaben siendo reciclados en una planta de España o Europa.

La posibilidad de priorizar el reciclaje dentro de la Unión Europea (UE) se recogió por primera vez en la legislación española para los ayuntamientos con la Ley de Residuos de 2011. El texto ya contemplaba que las administraciones públicas podían articular mecanismos que priorizaran el reciclado de estos residuos dentro de la UE. En noviembre de 2012 se introdujo una modificación que ampliaba a todos los productores o poseedores iniciales de residuos reciclables esa posibilidad de apostar por el reciclaje Made in Europe.

De esta manera, un banco, una cadena hotelera, una empresa de servicios o un ayuntamiento, entre otros, podrían exigir legalmente que el reciclaje final de sus residuos se realizara en fábricas papeleras europeas. Posibilita además que los generadores españoles de residuos puedan decidir sobre el destino final de sus residuos.

La UE estima que, con iniciativas de este tipo, se podrían crear en Europa más de 400.000 puestos de trabajo de aquí a 2020. Para la Asociación Española de Fabricantes de Pasta, Papel y Cartón (Aspapel), algunas de las razones para priorizar el reciclaje final de los residuos dentro de la UE serían la creación de empleo verde, potenciar la industria recicladora europea o la reducción de las emisiones asociadas al transporte de los residuos, entre otras muchas.

Trazabilidad del residuo 

El Ayuntamiento de Fuenlabrada ha sido uno de los primeros en cumplir con la legislación. Recientemente ha aprobado por unanimidad una propuesta en la que se compromete a que todo el papel y cartón que se recoja en la ciudad sea reciclado en fábricas españolas o europeas.

La Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental también ha querido sumarse a esta propuesta y ha introducido en el nuevo contrato de recogida selectiva de papel y cartón la obligación de que la empresa concesionaria entregue estos residuos a una fábrica de papel ubicada en la UE y presente los justificantes de entrega para comprobar la trazabilidad del residuo. “Siendo una posibilidad que la ley nos daba, pensando que medioambientalmente era una mejor apuesta y pudiendo minimizar los efectos negativos del reciclaje como el traslado o el impacto visual, decidimos dar este paso”, explica Margarita del Cid, presidenta de la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental.

La mancomunidad agrupa a once ayuntamientos de la Costa del Sol, entre los que se encuentran los de Marbella, Torremolinos, Fuengirola y Benalmádena. Han sido los pioneros en introducir esta obligación en el contrato de recogida selectiva y esperan también poder impulsar el comercio interior. “Es una buena medida que no implica un aumento del coste y que tiene un fácil control. Tenemos datos desde que recogemos el papel y el cartón hasta su destino final”, concluye Del Cid.

Publicado por Tiempo [25/06/2013]

 

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.