Investigadores catalanes idean un sistema para controlar el compostaje de residuos

Investigadores de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) junto con la empresa de ingeniería Iris han diseñado un nuevo sistema que permite controlar de forma continua la temperatura y la humedad durante el proceso de compostaje de los residuos orgánicos, lo que mejorará la calidad del abono resultante y ahorrará en gastos energéticos.

La innovación, que se ha presentado este viernes en la planta de compostaje de Torrelles de Llobregat, consiste en un sistema de sensores encapsulados en una estructura con forma de huevo que se reparten por el contenedor de compostaje y que miden cada hora la temperatura y la humedad de los residuos.

Los sensores se comunican entre ellos y envían los datos al exterior, pudiendo ser consultados por los técnicos de la planta de compostaje a través de una página web.

La coordinadora del proyecto, Mirta Pinilla, ha explicado que “el mayor control permite que las decisiones que se toman, como el volteo de las pilas, la aireación o el riego, se harán de forma más controlada y cuando sea necesario, con lo cual se va a beneficiar la calidad final del producto y se van a ahorrar costes energéticos”.

El proyecto, denominado ‘Compoball’, cuenta con la financiación de la Unión Europea y con la participación de 17 socios de nueve países europeos, y ahora está en fase de industrialización para sacarlo al mercado y ponerlo a disposición de las plantas de compostaje.

Publicado por Europa Press [24/05/2013]

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.