Sala 7: Tanto bueno por hacer … y ¡tan sencillo!